PORQUE SIEMPRE ESTUVISTE AHÍ

Atrás y bien atrás quedaron los años en que para la constitución de una Hermandad de penitencia, bastaba con reunirse un numeroso grupo de fieles y contar con el beneplácito del párroco, para a partir de ahí, hacer encargo de la imagen de Cristo o de la Santísima Virgen y procesionar por las calles de su ciudad, pueblo o feligresía.

Fe, la misma o quizás más que hoy día.  Pero en la actualidad, debido a situaciones ocurridas en Hermandades en las que Dios pasó a un segundo plano, o bien, debido a la proliferación de asociaciones civiles en las que premia salir en procesión y en las que lo cofrade no va unido a lo cristiano, el Arzobispado de Sevilla elaboró una modificación de las normas diocesanas para hermandades y cofradías mediante la que pretende entre otras muchas cosas, que toda asociación pública de fieles cuyo fin sea el de constituirse en hermandad de penitencia, sea un grupo de cristianos adultos y jóvenes con participación activa en la Parroquia durante un periodo de tiempo prolongado, para asegurar que la iniciativa tenga continuidad en el tiempo, así como asegurar la formación cristiana de sus hermanos o integrantes, para sobre todo, tener siempre a Dios en el centro y actuar para cada ocasión lo más semejante a como lo haría el propio Jesucristo.

Hoy toca mirar a atrás, se cumplen ocho años desde que el Señor nos llamara a su causa, desde que tocara el corazón de aquellos jóvenes sedientos de su palabra para acercarnos a la Iglesia, cuando algunos apenas sobrepasaban por unos años la mayoría de edad. Han sido años especiales, vidas que han cambiado en muchos sentidos, laboralmente, teniendo el honor de traer al mundo a un nuevo hermano/a del Olivo, sufriendo problemas de salud en la familia, etc. Multitud de circunstancias, momentos duros y difíciles en los que no veíamos la luz y por los que ahora toca mirar atrás, ser conscientes de lo que ha costado, y ser felices por lo conseguido, pero sobre todo darte las gracias Señor porque siempre estuviste ahí.

Por todo ello, estimados hermanos, Parroquia Santa María Madre de Dios, Convento de las Hermanas Misioneras de la Doctrina Cristiana y  pueblo de San José de la Rinconada, reciban la histórica noticia de que en la tarde-noche de ayer día 22 de Mayo del año del Señor de 2018, la Asociación de Fieles de Nuestro Señor de la Humildad y Santa María de la Caridad recibió la visita del Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías D. Marcelino Manzano Vilches para hacer acto de entrega del Decreto que la erige como Agrupación Parroquial y que a continuación les mostramos.

 

Desde éstas líneas mostrar nuestro más sincero agradecimiento a ti, hermano o hermana del Olivo, tener la responsabilidad de representar a 328 hermanos en Cristo, que desde el principio han creído y tenido fe en este proyecto, junto a Dios y sus sacerdotes D. J. Antonio, D. Alberto y D. Ricardo, han sido los pilares fundamentales que nos han llevado a conseguir este propósito.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Presidencia

Los comentarios están cerrados.